Equilibrando el desarrollo del sector bancario

La importancia regulatoria

En el último año se han realizado grandes esfuerzos para implantar mejores mecanismos de control del sistema bancario mediante la promulgación de normativas legales más exigentes. Estas regulaciones son importantes y forman parte del día a día de todos los bancos, incluido Triodos Bank.

Su finalidad principal consiste en ayudar a establecer las condiciones adecuadas para construir un sector bancario más sólido, especialmente si dichas regulaciones pueden ser reformuladas en el ámbito de la contabilidad y la transparencia – para explicar cómo los bancos generan sus beneficios y gestionan su negocio – y combinadas con mayores niveles de responsabilidad personal. Estos son aspectos fundamentales de cómo Triodos Bank enfoca su trabajo.

No obstante, disponer de un mejor marco regulatorio es una condición necesaria pero no suficiente. Los escándalos financieros, ampliamente divulgados en los medios de comunicación en 2013, han marcado la urgencia de disponer de una mejor regulación que, aunque muy importante, resulta limitada para la construcción de un sistema financiero mejor.

Un cambio real, que implique una modificación profunda de la forma de pensar, desde el corto al largo plazo, exige adoptar una cultura distinta, más responsable, dentro del propio sector financiero.

De bancos mayores a bancos mejores

En los últimos años, la mayoría de los profesionales del mundo empresarial y político pensaban que “mayor” significaba “mejor”. Esta tendencia se vio reforzada por una sucesión de fusiones y adquisiciones tras la crisis financiera. Como resultado de esto, muchas estructuras organizativas, incluidos los bancos, crecieron hasta convertirse en empresas enormes. Este proceso ha implicado necesariamente una menor diversidad sectorial, ya que a menudo las empresas de menor dimensión fueron compradas o borradas del mapa. Tal y como hemos planteado en anteriores informes del Comité Ejecutivo, pensamos que una mayor diversidad es esencial para construir un sistema bancario más saludable.

Esta diversidad debería verse reafirmada a través del establecimiento de una relación más transparente y directa con la economía real, la cual está vinculada más conscientemente a las necesidades de las personas. Es decir, la clase de enfoque que adopta Triodos Bank así como otros bancos con valores. Esta relación debería centrarse, por tanto, en aquellas empresas y emprendedores que presten servicios o produzcan y vendan productos dirigidos a satisfacer las necesidades de la sociedad, y no tanto en las transacciones que tienen lugar en la economía financiera, cuya finalidad solo consiste en generar dinero a partir del dinero, al margen del conjunto de la sociedad.

Los clientes demandan cada vez más una atención personalizada. Proporcionar tal atención puede resultar más complicado en un escenario monopolizado por la cultura de las grandes entidades financieras, donde la estandarización y las economías de escala constituyen la norma. La decisiones de los bancos pueden provocar un profundo impacto en la calidad de vida de las personas, por lo que resultan cruciales tanto las relaciones que establecen con sus clientes como las conversaciones derivadas de las mismas. La tecnología juega un papel fundamental para poder dar una respuesta rápida y prestar unos servicios a medida de los clientes, pero no puede sustituir a la clase de diálogo que un banquero y un prestatario, inversor o ahorrador necesitan establecer para satisfacer sus necesidades y cumplir sus objetivos.

El campo de juego

Los Gobiernos, junto con los legisladores y los propios bancos, juegan un papel fundamental para delimitar el campo de juego dentro del cual van a operar los bancos, con independencia de su tamaño. Esto es extremadamente importante, ya que es la sociedad la que sufre la escasez de oferta de crédito. Por ello, resulta esencial establecer las condiciones necesarias y adecuadas para la creación de un sector bancario exitoso y diverso.

En la práctica, Triodos Bank se ha visto influido por las decisiones políticas a lo largo de 2013. Tales decisiones sobre a qué sectores dar soporte y en cuáles aplicar medidas de austeridad, han afectado a muchos de los sectores sostenibles en los cuales opera Triodos Bank, desde el mantenimiento de los beneficios fiscales para las inversiones verdes en Holanda hasta la eliminación de incentivos al sector de las energías renovables en España, así como los cambios anticipados en los incentivos en Alemania y en el sector hidroeléctrico en el Reino Unido.

Triodos Bank y la Nueva Economía

Estos grandes temas también tienen una importancia directa y relevante sobre el desarrollo próspero y saludable de Triodos Bank.

Tenemos la oportunidad de intensificar en mayor medida nuestro impacto, centrándonos en ampliar el número de prestatarios más que el volumen de los préstamos concedidos. De esta forma, podremos garantizar una menor concentración de nuestra cartera de préstamos en determinados sectores. Esta aproximación supone, en la práctica, diversificar nuestra cartera de préstamos tanto sectorial como geográficamente.

En efecto, queremos que Triodos Bank sea conocido como el banco que presta servicios a un rango amplio de sectores sostenibles que mejoran la calidad de vida de las personas. Esto guarda relación con nuestros orígenes y con la actividad actual que desarrolla el banco, con base en criterios sociales, culturales y medioambientales. Además, buscamos orientar cada vez más nuestra actividad hacia la financiación de empresas que quieren dar el paso hacia la sostenibilidad, además de aquellas que ya hubieran alcanzado los máximos estándares en términos medioambientales y sociales.

Nuestro propósito es seguir financiando a aquellas empresas y emprendedores que destaquen en sus respectivos sectores sostenibles. A menudo se trata de organizaciones con una estructura “horizontal”, formada por trabajadores autónomos vinculados entre sí que dirigen pequeñas empresas. Con frecuencia, dominan las últimas tecnologías, están conectados a las redes sociales y están dispuestos a compartir y adquirir conocimientos a través de las mismas. Esta predisposición a colaborar proporciona una importante lección para lograr un sistema bancario más progresista, que permita una colaboración más estrecha con las personas. Creemos que este fenómeno emergente puede ser importante en un futuro próximo y queremos seguirle la pista de cerca.

Esta nueva clase de empresarios y de empresas está contribuyendo a la construcción de una nueva economía más sostenible, en fase de desarrollo y que afecta a todos los aspectos de la vida. La atención tradicionalmente prestada a la tercera edad, por ejemplo, está cambiando en el sentido de que las organizaciones intentan combinar la atención y las oportunidades de trabajo para las personas mayores que quieran beneficiarse de ambos aspectos. Las nuevas redes de distribución de electricidad, que puedan absorber la electricidad producida en los sistemas descentralizados de generación energética, están contribuyendo a forjar un nuevo modelo emergente de cambio. Los bancos deberán adaptarse y cambiar en el mismo sentido si quieren financiar estos sectores en fase de desarrollo.