2019 Agricultura y alimentación ecológicas y conservación de la naturaleza Rodney Nikkels, cofundador de Chocolatemakers

Chocolatemakers es una fábrica artesanal de chocolate de Ámsterdam. Hacen chocolate «de verdad» y se encargan de todo ellos mismos: desde el grano hasta la tableta. El chocolate cuenta con certificación ecológica y solo utiliza los mejores granos de cacao.

¿De qué forma es innovador su enfoque?

Chocolatemakers aspira a pagar un buen precio por los granos de cacao; un precio con el que los productores se puedan ganar bien la vida. Es un «salario vital» que está por encima del precio de mercado y del precio de comercio justo. Esto permite que los productores se centren en los procesos de producción y en el mantenimiento de las plantaciones, para producir así los mejores granos de cacao, de los que se obtiene el mejor chocolate.

Además, también vendemos cacao ecológico. Esto implica que no utilizamos plaguicidas y que se mejora la biodiversidad de las plantaciones. Es más, compramos en zonas en las que el cacao contribuye a la protección de la naturaleza, en lugar de a su destrucción.

Los granos de cacao son transportados desde la República Dominicana y Colombia hasta Ámsterdam en el barco Tres hombres. Esta nave no tiene motor y navega impulsada únicamente por la energía del viento. Repartimos el chocolate en bicicleta dentro de la circunvalación de Ámsterdam a través de Fiets Transport (FoodLogica) y también abastecemos a nuestras tiendas alemanas con bicicletas de carga (Chocofahrt).

Además, Chocolatemakers utiliza envases ecológicos y compostables y pretende producir la mínima cantidad posible de residuos. A los productos residuales se les da otra vida: por ejemplo, las cáscaras del cacao se envían a la industria del té. Acaba de entrar en funcionamiento una nueva fábrica de Chocolatemakers, que genera su propia electricidad y cuyo tostador está siendo reconvertido para que funcione con hidrógeno.

¿Qué impacto ha tenido Triodos Bank en su organización?

La financiación de Triodos Bank nos ha permitido adquirir nuevas instalaciones para que, como empresa, podamos aumentar nuestras aspiraciones en sostenibilidad, ofrecer a nuestros clientes un mejor servicio y aumentar aún más nuestro volumen. La fábrica también está abierta al público. Organizamos visitas y talleres para enseñarle a la gente cómo se hace el chocolate, de dónde viene y cómo la sostenibilidad es un elemento central de todos nuestros procesos.

¿Qué impacto ha tenido este proyecto en su sector?

Chocolatemakers aspira a enseñar a otros actores que ellos también pueden hacerlo: ofrecer a los productores un buen precio, generar un chocolate de gran calidad y garantizar que la sostenibilidad esté integrada en las operaciones de la empresa.

¿Cuál es el impacto local de este proyecto?

Esperamos ser capaces de demostrar cómo se puede dar forma a una nueva economía. En lugar de realizar una conversión lineal del valor (obteniendo capital económico a partir del capital social y natural), hemos desarrollado una metodología circular, manteniendo intacto el valor social y reforzando el capital natural.

¿De qué manera comparte Triodos Bank su visión?

Chocolatemakers y Triodos Bank defienden los mismos valores, un mundo en el que las fuerzas económicas no tengan impactos negativos sobre las personas y el medio ambiente, sino que contribuyan a ayudar a que el planeta se recupere de los daños sufridos durante los últimos 250 años.

Fotografía: Jitske Schols